El pilar del Riesgo Público y de sus factores de riesgo es la conducta humana, en este sentido es necesario considerar que la conducta puede ser la causa o el efecto para sus víctimas.
 
La conducta humana en realidad no es sólo lo que se hace, sino que también es lo que se piensa y producto de lo que se siente. De hecho, en el ser humano no es posible la ausencia de conducta, ya que en todo momento las personas de una u otra manera se están comportando de alguna forma, con base en sus pensamientos, sus experiencias, sus acciones y sus intenciones.

Los hábitos son conductas que se repiten muchas veces hasta que forman parte de las actividades rutinarias del individuo. De esta manera, luego de un tiempo, los hábitos se vuelven automáticos, y tienen un grado de regularidad que se confunden con la vida de la persona que los posee.
Todas las personas conviven con una serie de hábitos que tienen notable influencia en sus vidas, hasta el punto de determinar los éxitos y los fracasos en diversas actividades. Es por ello, por lo que es de suma importancia fijar la atención en las conductas recurrentes que se han adoptado. Muchas de estas son totalmente inconscientes, por lo que es necesario reflexionar sobre esto para identificarlas y desarrollar prevención a partir de ellas.  

Los buenos hábitos son aquellos que encaminan la existencia personal a la consecución de objetivos que mejoran la calidad de vida. Deben determinarse en función de la plena satisfacción que generen a quien los posea.
Por el contrario, los malos hábitos tienen consecuencias negativas para la vida del individuo, siendo fuente de insatisfacciones consentidas, satisfacciones fugaces y muchas veces de vicios. Algunos de ellos son notoriamente dañinos y difíciles de eliminar.



Malos hábitos que afectan tu vida laboral


El desarrollo personal se ve limitado por una serie de malos hábitos que son repetitivos en algunas personas y que generan riesgos importantes laborales denominados de “Riesgo Público”.
 
Si se desea transitar por el camino de la autorrealización y del crecimiento personal y profesional es necesario concentrarse en sus deseos, y estar evaluando sus conductas de forma continua para asegurarse que actúa en forma coherente con las aspiraciones que se tienen.
Los distractores son el medio para acercarse al riesgo en un escenario desconocido, en donde parte de la aventura es la incertidumbre.   

Es fácil estar atrapado en algunos malos hábitos y ni siquiera darse cuenta de ello o saberlo y ser terco, sin mostrar deseo de cambiar, a sabiendas que esas conductas están afectando la vida, y poniendo en riesgo su salud laboral.

Ejemplos de algunos malos hábitos que afectan su vida laboral:

Descuidos en el manejo de su propia información:
Si la gente supiera como los chismes y las especulaciones afectan su vida, lo más seguro es que cuidarían mejor su información personal y familiar.
El ego de las personas exitosas es en la mayoría de los casos un factor peligroso que puede generar ansiedades y resentimientos de manera inconsciente en su entorno.  Esto sumado a que algunas personas tienen el mal hábito de engrandecer sus logros y exagerar sobre sus actividades en reuniones sociales o familiares.
Este tipo de personas normalmente no tienen el control de la información que transmiten, y no conocen quienes en su rededor están al tanto de esa información para usarla en su contra.  Mas peligroso aún cuando terceras personas usan su información para alimentar su propio ego.
Cada vez que una persona está al tanto de la vida de otros desde una perspectiva negativa, se va llenando la mente de basura y de motivos que pueden ser aprovechados por otras personas con intereses de hacer daño.

Descuido en las nuevas personas que conoce:
Si bien cada persona es un mundo diferente, igualmente cada nueva persona que se conoce puede ser una nueva aventura.
Es bien importante tener en cuenta los entornos en donde se conoce a las personas nuevas, que normalmente están relacionados.  Son diferentes los tipos de personas que se conocen en entornos laborales, en la universidad, medios de transporte, entornos de turismo o recreativos, de ambiente familiar o en bares y discotecas.
Las personas, dependiendo de la intención, tienen una cara que vender a la hora de generar su primera impresión.  El sentimiento que se genera podríamos decir que está atado a la intensión, y en un primer contacto ese sentimiento puede ser sincero o actuado.  Cuando la intensión es de hacer daño o de sacar ventaja, es necesario generar excesiva confianza y mostrar especiales afectos para desestimar cualquier duda.  Quienes han sido victimas de agresión con nuevas personas que conocen, en el primer contacto, no pudieron ver la verdadera cara de su agresor, ni percibir sus intenciones.  

El mensaje de su aspecto físico:
El cuidado del aspecto físico es parte de los objetivos de crecimiento profesional y personal. La razón es incuestionable… un buen aspecto físico eleva la autoconfianza, ayuda a un equilibrio de la energía y produce mayor agilidad mental para desarrollar con éxito muchas labores.

La primera impresión física, y de su apariencia determinan un perfil que a la larga es su identidad; y ese es el mensaje que usted quiere transmitir acerca del tipo de persona que usted es o quiere mostrar.
 
Calificar el perfil de alto o bajo, está relacionado con el ambiente o el entorno social en donde se ubique.  Las personas de perfil vistoso que les gusta llamar la atención son consideradas de perfil alto, pero quienes exageran en perfil bajo pueden ser igualmente vistosas.  El perfil bajo debe ser coherente con el entorno pues su propósito es pasar desapercibido.
El perfil de una persona puede ser usado para vender una intención o para esconder un propósito.   Pero igualmente de manera ingenua, el perfil de una persona puede dejar ver debilidades o vulnerabilidades que son aprovechadas por aquellos quienes ven más allá (…) para sacar ventaja o hacer daño.
Quienes han sido víctimas de una agresión por personas muy cercanas, se lamentan haber permitido exponerse o mostrar sus vulnerabilidades o sus valores mas íntimos a la persona equivocada.  

MAYOR INFORMACIÓN