Uno de los retos y de las tareas en materia de seguridad y salud en el trabajo, es la adecuada interpretación de la relación existente entre las condiciones ambientales del trabajo, las condiciones socio-familiares del trabajador, y su impacto en la salud laboral.


Al interior de las organizaciones y de los procesos productivos se cultivan un conjunto de condiciones imperceptibles, pero que en su conjunto, se manifiestan afectando de manera individual o colectiva la salud laboral, generalmente con resultados fatales o de alto impacto.  

Estas condiciones han sido calificadas como de “Riesgo Público”, y se refieren a factores de riesgo en los que las conductas intencionales de agresión afectan de manera directa o indirecta la salud laboral.


El eje central es la conducta humana.   

Un accidente de trabajo puede tener su origen en una conducta intencional, directa y/o fortuita,  y las causas pueden encontrarse en situaciones intralaborales o extralaborales.  

En virtud de lo anterior, las empresas deben diseñar un programa de intervención integral de “Riesgo Público” que contemple acciones oportunas de identificación de condiciones, gestión gerencial de prevención,  estrategias de intervención,  planes de monitoreo y evaluación, para continuar con una retroalimentación a la gestión gerencial de prevención, considerando la dinámica de las condiciones y de las motivaciones;  …y mantener en el tiempo este ciclo.