Sample Images

Responsables de la seguridad

Luego de ocurrido un incidente o un accidente que genera lesiones y pérdidas, se inicia una investigación buscando responsables, pero...

Qué es mas importante?

Sample Images

Prevención y autocuidado

Es importante tener identificados ciertos riesgos en las rutinas y disponer de un listado de medidas que luego serán de gran utilidad.

Listado de medidas

Sample Images

Seguridad de la información

Los medios magnéticos y las redes sociales facilitan la comunicación y reducen dsitancias, pero pueden ser igualmente muy vulnerables.

Miremos porqué !

Cuando el resultado en el aprovechamiento de un recurso, es menor a su potencial, podemos hablar de márgenes de pérdidas o desperdicio.
La gestión y el esfuerzo por reducir este margen, sería entonces un trabajo de “CONTROL DE PÉRDIDAS”.
En las cadenas productivas, de abastecimiento y comercialización es más visible este fenómeno, y los eventos que ocurren inciden en los resultados económicos de las empresas impactando sus utilidades.
Una tienda comercial, por ejemplo, se prepara para recibir mil artículos para la venta; por lo que se esperaría que fueran transportados mil artículos, que ingresaran a sus bodegas los mismos mil, que se almacenara la misma cantidad, que se surtan y se exhiban los mil artículos en góndolas, que los clientes compren estos mil artículos y que al final habiendo pasado por cajas registradoras de pago estos mil artículos, podamos ver el margen de rentabilidad que sería la diferencia entre el valor del pago al proveedor de los mil artículos y el valor de la venta.
Pero no es así, algunos se quedan en el camino.   Las cadenas productivas, de abastecimiento y en este caso, de comercialización tienen unos márgenes de pérdida operacional que varían de acuerdo con la cultura organizacional de la empresa, con los climas organizacionales de cada punto de venta, con el ambiente sociocultural de los segmentos de mercado, con la arquitectura de las instalaciones en las tiendas, con las relaciones industriales en los equipos de trabajo, y muchos otros factores que afectan este proceso y que analizaremos de manera general, mas adelante.
Un segundo ejemplo son las flotas de transporte. En ellas los procesos de selección, en ocasiones, no son los ideales,  y con frecuencia podemos encontrar conductores de taxi, contratados para operar camiones articulados, tracto mulas, doble troques, buses u otro tipo de vehículos, que no conocían pero que por su necesidad de emplearse, maquillan perfiles. La realidad es que llegan a la empresa a aprender a conducir este tipo de vehículos.   Los costos de este tipo de aprendizaje se reflejan en problemas de mantenimiento, mayores consumos en la operación, reparaciones por daños en los equipos, y accidentes.    De acuerdo a la experiencia, en algunos casos ha sido necesario recomendar la formación interna de conductores, antes de ingresarlos a la operación, cuando la oferta de aspirantes es escasa y la calidad de los seleccionados es limitada.   En todos los casos, las inversiones de las empresas en  programas de capacitación formal, terminan siendo mucho menores que los costos que significa el aprendizaje individual, por autogestión,  de trabajadores con perfiles modestos, durante  el proceso de adaptación a su nuevo puesto de trabajo.
El impacto en los resultados financieros para las empresas, es importante, considerando que la nueva cultura de la globalización, nos ha enseñado a ponerle especial atención a este fenómeno, pues,  la disputa por los nuevos mercados nos exige ser más competitivos, lo que significa que los márgenes de rentabilidad son cada día mas reducidos, en beneficio del cliente externo. La cultura de los valores agregados nos exige ser mas creativos y audaces para cambiar, utilidades producto de la  rentabilidad neta, por, eficiencia en los procesos, y en esto, todo el esfuerzo y los recursos que se destinen para el control de pérdidas y desperdicio, son la mejor inversión.

En su orden, las pérdidas en las empresas son generadas por cuatro aspectos fundamentales, basados en la conducta humana:
  1. Riesgos intencionales de agresión ó conductas dolosas, cuya gestión de prevención es tema del área de Protección industrial (Security).
  2. Riesgos de accidentes,  enfermedades profesionales y demás aspectos de la salud laboral, cuya gestión de prevención es tema del área de Seguridad industrial, Salud ocupacional, Higiene del trabajo y control ambiental. (Safety).
  3. El desperdicio, para lo cual las empresas trabajan, entre otras herramientas, con programas de calidad, buscando su control.
  4. El cuarto aspecto tiene que ver con decisiones equivocadas en  nuevas inversiones, la optimización de recursos financieros, y participación en mercados de acciones, que a mi modo de ver, es el factor de menor impacto, pero que los Gerentes con visión no descuidan.  Estos aspectos inciden además, en ganar o perder imagen.
         
Los factores más comunes en los procesos, que impactan los costos de producción y comercialización, y que alimentan las pérdidas son:
  • AVERÍAS: La manipulación de mercancías, materias primas y producto terminado,  -  por personas -  ; genera riesgos de deterioro, pérdida de calidad y rotura.  Los deficientes cálculos en la rotación de los productos generan tiempos de almacenamiento prolongados que aumentan el riesgo de avería e incrementan los costos administrativos.   En algunas cadenas de comercialización han sido mal interpretadas las averías, pues todos aquellos eventos que impactan los costos de los productos y que no tienen explicación, son calificados como averías.    Este es el camino mas corto para legalizar conductas dolosas, por el escaso interés de investigar, pues este tipo de comportamientos generalmente son acompañados de  confusos actos, enredadas condiciones y dilatadas responsabilidades, que en el fondo lo que tienen es un ingrediente muy importante de resistencia a la verdad.

  • SAQUEOS: En cada uno de los pasos de un proceso de producción, abastecimiento, y comercialización, participan equipos de trabajo diferentes, y en cada uno de ellos se encuentran personas con conductas y culturas diversas, en quienes se pueden encontrar tendencias al saqueo por curiosidad, a la cleptomanía, a la glotonería y la gula; y otras motivaciones.  No se trata de el robo conciente sino de conductas producto del ambiente sociolaboral, de la cultura sociofamiliar de donde provienen los grupos de trabajo, del clima organizacional, del sentido de pertenencia individual, de los procesos de selección e inducción, de la oportunidad sin control y de las relaciones industriales, entre otros aspectos.  En las tiendas comerciales, se da un fenómeno adicional generador de riesgos de saqueo y es el ocurrido durante la exhibición en góndolas;  consiste en  el ingreso de curiosos, audaces, oportunistas y profesionales saqueadores, que cada día significan un nuevo reto para los responsables de la protección de las mercancías en tránsito.  En la década de los ochenta conocí una empresa cementera con un sindicato cuyos principales miembros desempeñaban cargos con responsabilidades claves en los procesos de abastecimiento y almacenamiento.  El escaso control corporativo, justificado en una equivocada prudencia para evitar conflictos,  permitió la creación de la cultura del saqueo  que alcanzó niveles importantes para las finanzas de la empresa, y que luego, fue muy difícil de desmontar.   En experiencias posteriores hemos evidenciado que,  aún existen empresas con este tipo de problemas, o con situaciones similares,  que deciden  sacrificar utilidades antes de buscar soluciones radicales.

  • CONSUMOS INTERNOS: En las bodegas de almacenamiento de materias primas o producto terminado, de/ó para alimentos, es frecuente encontrar consumos por parte de sus manipuladores.  Aparentemente no tiene importancia, pero sumados estos consumos representan una cifra importante, y, una oportunidad para quienes debemos mostrar resultados en el control de pérdidas y desperdicio.  En las áreas de trabajo de los grupos de apoyo administrativo, en las empresas, es común encontrar colaboradores, quienes, del consumo interno corporativo de papel, útiles de escritorio, cafetería, artículos publicitarios y otros elementos, satisfacen sus propios consumos personales domésticos ó familiares.  Con frecuencia hemos observado, por ejemplo, que en los colegios y las universidades, es muy fácil identificar el lugar de trabajo de los familiares de sus alumnos a través del papel membreteado que usan para tomar apuntes y otros útiles escolares con marcas empresariales allí impresas, encontrando incluso códigos de inventario.  Los presupuestos para elementos de consumo generalmente se quedan cortos a la hora de su ejecución, y requieren, en muchos casos,  de ajustes permanentes.    Los consumos internos descontrolados, de las empresas, terminan convirtiéndose en saqueos continuados que al final originan desangres económicos importantes.

  • ROTURAS: Problemas de clima organizacional, relaciones difíciles con superiores jerárquicos y/ó compañeros de trabajo, rumores, conductas de acoso laboral ó sexual, y otros aspectos que afectan de manera positiva o negativa la conducta individual en los grupos de trabajo.  Desde los descuidos por un bajo estado de ánimo, hasta la euforia por celebrar un logro generan cambios de comportamiento cuyo final puede ser el de la rotura involuntaria de productos o equipos.  Pero la falta de programas de capacitación y entrenamiento individual en manipulación adecuada de mercancías, es el principal factor.  Tenemos la idea equivocada que los auxiliares de bodega, surtidores, coteros etc., son trabajadores no calificados.    La realidad es que ellos realizan un proceso de capacitación, “informal”, a costa de producir roturas y generar pérdidas mientras logran, durante la adaptación a su nuevo puesto de trabajo, un  “auto-entrenamiento” ideal para buscar estabilidad en el trabajo.   De igual manera, las expectativas de promoción y mejoramiento en los niveles salariales los motivan al “auto-entrenamiento continuo” buscando nuevas oportunidades.  En las bodegas encontramos frecuentemente: desde aprendices de empaque de mercancías, tipos de embalaje, y tipos de almacenamiento,  hasta nuevos operadores de montacargas que allí se forman, luego de unos cuantos “pequeños accidentes”.  En los procesos industriales encontramos de manera frecuente, nuevos torneros, soldadores, y operadores de equipos que aprendieron bajo la dirección de otros compañeros de trabajo, generando costos adicionales de mantenimiento.   Este tipo de aprendizaje debería realizarse, antes, de manera formal y programada por el área de recursos humanos, en procesos de inducción, por ejemplo.

  • FRAUDES: Definamos el fraude como una conducta contraria a la verdad y a la rectitud, cometida en contra de los intereses de la víctima, pero a favor personal o de terceros.  Es frecuente identificar transacciones disfrazadas, y movimientos de mercancías, elementos de consumo, materias primas y producto terminado, que solo se encuentran en documentos pero que no han sido realizados físicamente en los procesos normales de transporte, almacenamiento, producción y/o comercialización.  Algunos de nuestros líderes desde sus oficinas usan su creatividad para imaginar procesos y registrarlos, sin ser reales, afectando los estados financieros de las empresas, con el fin de maquillar resultados y buscar beneficios ilícitos.  La corrupción es una enfermedad cada vez más común en las empresas.  Con este tipo de conductas se pretende trasladar los descuentos adicionales en compras, o los beneficios sobre contratos, del margen de rentabilidad de los proyectos a los bolsillos personales de sus gestores.  Buena parte de los delitos “de cuello blanco”, son muy difíciles de investigar por los responsables de la seguridad, que terminan en ocasiones, conociendo los problemas pero ignorando las situaciones, dado que son sus superiores jerárquicos quienes están involucrados en las conductas irregulares, y el hecho de intervenir puede afectar la estabilidad laboral del investigador.En cualquier tipo de organización  social, cuando entre los gobernantes existen conductas relajadas, sus gobernados no pasan de ser simples espectadores, mientras no se vean afectados sus propios intereses.

  • ROBOS: Si partimos de la base de nuestra definición sobre el Control de Pérdidas, nos encontramos que no solamente los robos de mercancías, materia prima y producto terminado afectan los resultados financieros de una empresa.  A pesar que este es el factor más visible y sobre el que los Gerentes de protección industrial deben trabajar continuamente, existen otros factores con la misma importancia y que generan pérdidas importantes.  Los robos de información, por ejemplo, cuando se diseñan proyectos de investigación sobre nuevos productos, sobre nuevas campañas publicitarias, sobre nuevas aperturas de mercado, sobre nuevas estrategias etc., y que como consecuencia del espionaje industrial y técnicas de ingeniería social, se obtienen  pérdidas importantes como resultado de una mayor inversión comparada con el objetivo logrado, luego que la competencia se adelantó, ó hubo fuga intencional de cerebros. Otro factor para tener en cuenta tiene que ver con el desperdicio del recurso humano, que en nuestra cultura es importante, pero que tradicionalmente las entidades oficiales han sido líderes en este tipo de fenómeno.  Empleados que no cuentan en sus puestos de trabajo con funciones y responsabilidades claras, concretas, y medibles en sus resultados, son generalmente quienes retardan los procesos por equivocados empoderamientos, o por conductas que distraen la concentración laboral de otros empleados.  Compromisos personales y corporativos han creado nuevos puestos de trabajo sin clara justificación, que en su afán de resultados, traumatizan procesos productivos, aumentando los costos, reduciendo los márgenes de rentabilidad de los proyectos y generando pérdidas crecientes.

  • ACTOS VIOLENTOS: La delincuencia y los factores generadores de violencia en nuestra sociedad, se constituyen en otro de los componentes de la talanquera empresarial que impide el libre crecimiento de la economía y afecta los resultados, generando costos adicionales y pérdidas económicas.   Todas las empresas dependiendo del sector económico al que pertenezcan tienen más o menos riesgos, y la amenaza es muy dinámica, como dinámicos son los comportamientos sociales.  El sector petrolero tiene una amenaza creciente en la delincuencia rural y la guerrilla, el sector de transporte en grupos de narcotráfico y piratería, el sector comercial en grupos de delincuencia común y organizada, el sector hotelero en grupos de prostitución y drogadicción, el sector industrial en delincuencia organizada para la extorsión y el secuestro, el sector financiero en el taquillazo y lavado de activos, en fin, podríamos seguir mencionando ejemplos, pero lo importante es considerar, que a pesar de que cada empresa debe identificar claramente su amenaza, los resultados reflejan una nueva dinámica originada en la combinación de riesgos y conductas delincuenciales que hoy por hoy han dejado de especializarse para irse paulatinamente convirtiendo en “toderos del delito”.  El atraco, el secuestro, la extorsión, el hurto, el chantaje, la piratería, son solo algunas de las conductas delincuenciales que le generan pérdidas a las empresas, y costos adicionales debiendo disponer de recursos para su prevención y protección, que no impactan directamente en los procesos de producción y que no se ven tangiblemente reflejados en el producto final, pero que son de gran importancia para garantizar la estabilidad de los procesos productivos.

  • ACCIDENTES: La gestión de los responsables de la seguridad industrial, la salud ocupacional, la higiene y medicina del trabajo, y del control ambiental, es otro de los pilares fundamentales en un buen  programa de control de pérdidas.  Los costos no calculados generados por pago de indemnizaciones, reparación y reconocimientos a terceros involucrados en accidentes, además, de los costos que algunas empresas han tenido que asumir por enfermedades profesionales y otros descuidos en la administración artesanal de la salud laboral, es otro factor importante que alimenta las pérdidas.  Pero hemos tocado solo el aspecto de la salud laboral, que a pesar de ser el mas importante, no podemos desconocer que en los accidentes de trabajo ocurren daños en bienes, y maquinaria, que requerirán de recursos para su reposición o  reparación.  Las pólizas de seguros son una buena solución para transferir los riesgos, pero no lo son todo, pues generalmente los amparos sumados a los deducibles, terminan siendo  menores a la realidad de los costos de un siniestro.

  • SABOTAJES: Cuando nos referimos a sabotajes, de inmediato recordamos conductas violentas de protesta de trabajadores contra patrones en las que se traumatiza un proceso, se dañan equipos, se afectan instalaciones o se lesionan personas.   Pero no todos los sabotajes son visibles.  En la nueva dinámica de la cultura empresarial, es común encontrar empleados que ejercen cierta resistencia al cambio, y la manera más frecuente de manifestar su oposición y su protesta silenciosa es a través de la obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, ideas, procesos, etc.  Este tipo de conductas incrementa los costos de los proyectos y genera pérdidas.  Es muy complicado para un Gerente de seguridad identificar este tipo de conductas, y mas difícil aún, reunir los argumentos y las pruebas que sustenten las medidas disciplinarias, que esperaríamos, fuera la respuesta de la empresa. Los conflictos laborales, alimentan aún más las pérdidas, cuando la empresa no tiene los argumentos necesarios para demostrar una justa causa, y debe asumir los costos de los procesos legales sumados a las indemnizaciones y/o las sanciones económicas de los fallos legales.

  • LA IMPROVISACIÓN: La presión por resultados, generalmente está acompañada de un ingrediente importante de improvisación.  La resistencia en nuestra cultura por la planeación, el escaso compromiso en algunos grupos de trabajo, bajos niveles de sentido de pertenencia, falsas expectativas en los proyectos, y otros factores generan en las empresas una expresión muy común: “Es urgente”.  Decisiones improvisadas han generado compras inoficiosas, por lo que es frecuente encontrar equipos y otros elementos, guardados o arrinconados y afectados por la corrosión.En empresas de mensajería, por ejemplo, en las que la motocicleta es la principal herramienta de trabajo, el empleado comete todo tipo de imprudencias y arriesga su vida en el tráfico, con el fin de cuidar sus resultados, que son al final los que le garantizan la estabilidad laboral.   Buena parte de los accidentes de trabajo en las empresas han tenido su causa oculta en la presión por resultados.  Un buen programa de control de pérdidas debería considerar el mejor conocimiento de las intimidades en la operación y los procesos, por parte de los líderes de los equipos de trabajo, con el fin de lograr el aprovechamiento equilibrado de los recursos.
Como podemos ver, los factores que alimentan las pérdidas y sus  causas son de todos los órdenes, pero fundamentalmente tienen su origen en la conducta humana.  Esto significa que los departamentos de recursos humanos tienen la llave para reducir el caudal de pérdidas y desperdicio en las empresas, a través de programas de selección adecuados, procesos de inducción mejor diseñados, programas de capacitación acordes con las necesidades de los procesos, entrenamientos oportunos y coherentes con las responsabilidades de cada puesto de trabajo, la construcción de climas organizacionales propicios, el fortalecimiento de culturas organizacionales basadas en la ética, el respeto, los buenos hábitos y las  relaciones cordiales de los trabajadores,  entre sí, y con los niveles jerárquicos de la organización. 
Para el profesional en el control de pérdidas, todos los días se le presentarán nuevos retos, y nuevas oportunidades de mejoramiento y aprendizaje, en este apasionante tema que en la dinámica de la cultura empresarial, siempre tendrá espacios para aportar valor agregado a los procesos y granitos importantes de arena a las utilidades. 
Los Gerentes de seguridad, tienen la responsabilidad, entre otras,  de prevenir estas conductas, a través de programas coherentes con las necesidades de los procesos productivos, diseñar estrategias para identificar de manera oportuna los  riesgos, elaborar estudios que permitan determinar las amenazas, construir escenarios que faciliten la participación activa de todos los trabajadores en el proyecto de seguridad y control de pérdidas, disponer de canales de comunicación en doble vía, motivar el desarrollo de fuentes de información internas, y conocer sobre las particularidades de los procesos.
Los líderes de los equipos de trabajo, deberán reconocer en su Gerente de seguridad y en el profesional del control de pérdidas, su mejor asesor, para garantizar los resultados y superar las expectativas en los proyectos.
         

 

Riesgo público

Noticias

Seguridad vial

Acerca de mi ...

Sample Image
Profesional en seguridad con multidisciplinaria experiencia en control de pérdidas.
Guillermo González Mendigaña

Transformamos los riesgos y los momentos de crisis, en grandes oportunidades de mejoramiento.

En un ambiente laboral propicio sumado a un alto sentido de pertencia, es mas efectiva la gestión de riesgos, seguridad y control de pérdidas.

Contáctenos